Desde el malecón

2017-08-16 18_16_14-(26) Tumblr

Bajo este sol encendido,
ardiente como hoguera,
destejo sueños frente mar:
repitiendo pasos ya perdidos.

Parado sobre cientos de escolleras,
me pregunto a cada instante:

¿Cómo hacen aquella roca de la orilla
para soportar todo el largo día
el acoso de olas atorrantes?
¿Cómo lo hacen
sin siquiera inmutarse?
¿Y si fueran recuerdos convertidos
en turba de caminos que vinieran a lincharle?

¿Cómo hace aquel viejo alcatraz,
flotando perezoso
para no dejarse llevar
por las aguas caprichosas,
bajo este sol inclemente
sin siquiera perturbarse?
¿Y si fueran recuerdos encendidos
como orcos fugitivos que vinieran a quemarle?

¿Cómo hace el mar
para contener  la playa
en contra del obstinado viento,
entre el horizonte y la arena?
¿Cómo carga las naves
que parezcan tan pequeñas?
¿Y si fueran recuerdos camuflados
como duendes maltratados que vinieran a vengarse?

¿Cómo hace el faro solitario,
frente a las tormentas belicosas
para no dejar de alumbrar cada noche?
¿Y si fueran recuerdos renegados
como sombras ancestrales que vinieran a cegarle?

¿Cómo lo hacen?
 

Lugh Landrus

Licencia de Creative Commons

Anuncios

Sueños contra balas

¿Qué me dices?
 
Qué me dices
de esas miles de gargantas,
roncas, hartas de gritar,
una y otra vez
graffitis de la libertad.
 
Qué me dices
de claveles pisoteados,
prendados a mudos policías.
Fuerzas arrogantes
contra anhelos aherrojados.
Llanto contra ira.
 
Qué me dices
de esos pájaros rebeldes
cuyos sueños hechos de cristales
han sido mancillados
en barrotes criminales.
 
Qué me dices
de los gritos desgarrados,
de los llantos derramados
sobre un sueño ya sin alma.
 
Armas despiadadas
contra almas desveladas.
Balas contra sueños
frente a una barricada.
 

Lugh Landrus

Licencia de Creative Commons

Tarde de domingo

Es la tarde de un domingo,
de un domingo cualquiera.
Es un pequeño final repetido
de un circuito sin bandera.
 
Llueve a cántaros
como para anegar las dudas.
Esas que a cada rato
nacen y mueren desnudas.
 
Una lluvia impune
de humedades grises,
de silencios y de repiques.
 
De silencios rotos
por gotas que se esparcen
con preguntas crudas
vertidas sin matices.
 
Hoy me parezco tanto
a esta tarde de domingo.
 
Una nostalgia amiga
me acompaña hacia la orilla.
Es un bongo vacío
que flota a la deriva.
 
Es una nostalgia sin culpas ni culpables.
Una nostalgia lenta
que flota en la propia alma,
parece macilenta
y se encalla en la garganta.
 

Lugh Landrus

Licencia de Creative Commons

Soledades

Otra vez se juntaron nuestras soledades.
Otra vez se acarician en la distancia.
Nuestros corazones apretados
ya no dan espacio a la arrogancia.
 
Acércate,
préstame tu soledad.
Acompaña a mis deseos,
tal vez quieran desnudarte.
Espero se asomen tus caricias lejanas.
No se porque hoy, creo,
no serán tan vanas.
 
Aquí esta tu soledad y es testigo de la mía.
Dos soledades envueltas en nostalgias,
nostalgias intrínsecas,
inventadas a ratos.
 
Soledades que pregonan en silencio
la llegada de espantos que no existen.
 
Soledades juntas que acampan
en la campiña del otro,
en los campos de rosales secos
que han dejado sus espinas.
 
Ahora somos dos almas que sonríen
en un callejón de soledades.
 

Lugh Landrus

Licencia de Creative Commons