Así de repentino


I
Este amor cayó como granizo de noviembre,
se me vino como tromba, de repente.
Ha hecho carpa sin aviso
y se ha instalado de improviso.
 
Este amor, tan repentino,
se entrega sin cuestiones
y se esconde de preguntas.
Se calla los secretos
que grita en su adentro
con  un ruido clandestino.
 
Este amor me ha mostrado el paraíso;
me ha tentado con sus artes de volar
como lo hacen las gaviotas vagabundas,
repitiendo sin cansancio su ruta por la mar.
 
Se alimenta de sueños y de promesas
y se aferra con clavos de esperanza.
Es un torrente de ganas maltratadas
que se escapan con crudeza.

II 
Encontrarnos a hurtadillas por las tardes.
Mirarnos a trozos antes del alba
y poco a poco descubrirnos en detalles.
 
¡Ven!
Quiero probar las ganas
que traes de la calle;
recogerlas como pan perdido
y tragarlas con el hambre
de un gigante;
comer tus dulces más dulces
y beber lo prohibido;
hartarme de tus carnes,
y al final: morir hincado,
lerdo y abatido.

III
Así llegó una mañana este amor.
Será tan breve como un lirio,
flotará sobre mis aguas
y se agotará con el día.
¡Así de repentino se irá, así!
Igual que como vino.
 

Lugh Landrus

Licencia de Creative Commons

Anuncios

4 thoughts on “Así de repentino

  1. Que bellos escritos, estoy pasando en éste momento decisiones muy difíciles a nivel emocional y lejos de los míos recrudece mi soledad; ya no se que pensar del amor y se debo seguir confiando. Me has dado un remanso de paz, gracias por compartirlos conmigo

    Le gusta a 1 persona

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s